Jueves, 07 de abril de 2011
Publicado por PRK @ 9:57  | LIBROS
Comentarios (7)  | Enviar

En medio de la selva india vivía un elefante muy viejo y muy sabio que se llamaba Filemón el Arrugado. Se sostenía sobre sus cuatro patas, enormes como columnas, a la orilla del arroyo de la corriente sagrada; a veces se echaba un poco de arena blanca por la cabeza o se duchaba con agua fría para refrescarse; porque la Naturaleza, en su generosidad, le había regalado, junto a muchas otras cosas, una ducha propia. La trompa, sobre todo, aparecía como una parte del cuerpo útil con muchas aplicaciones prácticas. Filemón el Arrugado lo comprobaba de nuevo cada día lleno de agradecimiento y alegría.

Nadie en la vecindad podía decir con exactitud cuantísimo tiempo hacía que vivía allí. Hasta las tortugas más viejas aseguraban que desde que ellas recordaban siempre había
estado en aquel sitio. En una palabra, nadie sabía cuál era la auténtica edad de Filemón el Arrugado. Y él mismo la había olvidado, porque no dedicaba ningún pensamiento a cosas sin importancia. Pensaba en cosas completamente distintas, era un filósofo.

Aunque las medidas corporales de Filemón el Arrugado eran realmente asombrosas, su piel era todavía más amplia. Era tan abundante que dos elefantes de su tamaño habrían cabido dentro de ella bien a gusto. Sin embargo, sólo vivía él dentro de esa funda enorme, que le colgaba en innumerables arrugas —lo que causaba una indudable impresión de opulencia. De esto no estaba nada orgulloso pero aceptaba agradecido y alegre tanta abundancia como un inmerecido regalo de la Naturaleza. Además no le preocupaban mucho los formalismos; con todo, había reflexionado largo y tendido sobre el asunto. Naturalmente, no tenéis que pensar que siempre había estado en el mismo sitio.

Algunas veces se daba una vueltecita por la selva; un poco para estirar las piernas y otro poco para coger los frescos y jugosos brotes de los árboles y después comérselos con gusto. También los filósofos tienen que comer algo de vez en cuando. Y desde luego, Filemón el Arrugado tenía un apetito envidiable. Esto también llenaba su corazón de agradecimiento y alegría. Por lo demás era modesto y sin pretensiones. Tan modesto que, a pesar de sus asombrosas medidas corporales, nunca molestaba nada absolutamente a nadie. Al revés, la mayoría de los animales de la vecindad se había acostumbrado a utilizarlo como pabellón del jardín, por así decirlo, cuando se colocaba en su sitio en el arroyo de la corriente sagrada.

Cuando llovía, se ponían entre sus piernas, enormes como columnas; o descansaban a su sombra cuando el sol quemaba en el cielo.

Filemón el Arrugado no tenía nada en contra de esta utilización de su ser, siempre que lo dejaran en paz con sus pensamientos. Seguro que ahora queréis saber en qué pensaba tanto Filemón el Arrugado. La verdad es que, en el fondo, le gustaban todos los pensamientos que eran grandes y bonitos. Sobre todo grandes; porque así era él mismo —y no sólo físicamente, también su alma. Cuando, por ejemplo, el aterciopelado cielo azul de la noche de la India se reflejaba en el agua a sus pies, Filemón el Arrugado se conmovía y pensaba con respeto: ¡Luna! No pensaba en nada más, simplemente: ¡Luna!

Era un pensamiento muy grande. Filemón el Arrugado balanceaba su poderosa cabeza a un lado y a otro, se abanicaba silenciosamente con sus descomunales orejas y se sentía pequeño e insignificante en comparación con el milagro del cielo de la noche, y ese sentimiento llenaba su corazón de recogimiento y alegría.

Claro que también tenía otros pensamientos en los que reflexionaba. ¡Flores!, por ejemplo, era un pensamiento muy grande y bonito. Era un pensamiento verdaderamente insondable, aunque muchas veces una flor sólo tuviera un aspecto pequeño y deslucido. Pero la grandeza externa no tiene ninguna importancia. Esto lo sabía Filemón el Arrugado; por eso era tan callado y modesto. Por lo demás, a menudo le bastaba con un único pensamiento durante muchos años; jorque le parecía que cuanto más reflexionaba sobre un pensamiento más grande y profundo se hacía. Y sólo me queda esperar que todos vosotros lo comprendáis y no os riáis de esto como los monos que celebraban un congreso científico permanente en las copas de los árboles encima de la cabeza de Filemón el Arrugado donde despachaban los pensamientos sencillos en dos patadas. Ante las declaraciones de los monos, Filemón el Arrugado sonreía, se echaba arena blanca por la cabeza y se callaba. La gente capaz de mover cuatro manos a la vez puede despacharlo todo en dos patadas y es muy difícil convencerla de que muchas veces no interesa despachar las cosas rápidamente.

En todo caso, Filemón el Arrugado renunciaba a despachar los asuntos rápidamente. ¡Era un sabio!

Río abajo, donde la corriente sagrada tuerce hacia la derecha, se acumulaba un enorme montón de algas podridas y de otras cosas bastante poco apetitosas. Este montón despedía un olor horriblemente repugnante. A los animales de la vecindad les habría gustado alejar el apestoso montón, pero esto llevaba consigo grandes dificultades. Porque en el montón se había instalado a vivir un gran número de inquilinos. Se trataba de una importante colonia de moscas de todas las clases y tamaños. Cuántos habitantes tenía en realidad esta colonia no lo habrían podido averiguar ni las moscas mismas. (Porque no se estaban nunca quietas y revoloteaban sin cesar.) Pero sin duda eran muchas.

Y como eran tantas se consideraban muy importantes.
—Somos los seres más importantes del mundo entero-solían decir. —Somos tantísimas... Por ejemplo, si un día decidiéramos que de ahí en adelante la tierra tenía que estar siempre en tinieblas, sería muy fácil' para nosotras eclipsar al sol. No hacerlo es una prueba de que en realidad somos nosotras las que hacemos brillar al sol. Y esto es un gran favor que hacemos nosotras y por eso, ¡ya pueden ir besándonos los seis pies todos los demás animales del mundo! ¡Se lo creían de cabo a rabo! Y por esto se creían con pleno derecho a molestar todo lo que podían a los otros habitantes de la selva. Paseaban encima de los otros animales sin pedirles permiso, les picaban y les hacían cosquillas y se esparcían por todas partes de un modo que apenas podemos describir.

Por eso nadie en toda la vecindad quería saber de ellas, excepto Ramona Cuajada, la rana que vivía en el arroyo debajo de una piedra con musgo. Pero ésta tenía especiales razones para su condescendencia; contemplaba a los habitantes de la colonia desde el punto de vista de su comestibilidad.

Un día las moscas decidieron que querían demostrar a todos los demás animales de una vez por todas quiénes eran los seres más fuertes, más habilidosos, más listos, más insuperables, en una palabra, más importantes del mundo.
¿Pero cómo? Les pareció mejor dejar a un lado el asunto del eclipse de sol, porque era jueves. Los jueves, pensaban, no eran especialmente adecuados para eclipses de sol. Y además estaba fuera de toda duda que lo podrían hacer con solo quererlo y por eso no hacía realmente falta llevarlo a cabo.

Tras este razonamiento todas las moscas se quedaron satisfechas. —Tengo un plan mucho mejor —exclamó un moscardón gordísimo, que estaba sentado en la cima del montón de algas. Se oía un zumbido ansioso. —Somos los seres más importantes del mundo —comenzó el moscardón— como es sabido en todas partes. Y por tanto somos los mejores futbolistas del mundo. Para empezar, podemos correr incomparablemente deprisa mientras hacemos regates asombrosos sin esfuerzo. Pero, en segundo lugar... — alzó la voz y todas las moscas callaron expectantes—-, pero, en segundo lugar—, prosiguió el orador—, cada una de nosotras tiene seis piernas. Mis queridos colegas, moscas, moscardones y larvas, es evidente que un equipo de fútbol en el que todos los jugadores tienen seis piernas es completamente imbatible.

Fijaos, ¡un equipo con sesenta y seis piernas en total, nada más y nada menos! ¡El campeonato del mundo es nuestro, seguro! Por eso desafiaremos a todos los animales a un partido de fútbol y se verá quién puede compararse con nosotros. Se levantó un estridente zumbido de asentimiento y todas las moscas sacudieron las patas delanteras con entusiasmo.

—Pero antes tenemos que fundar un comité —zumbó excitada una mosca de color verde irisado—, un comité que decida a quién ganamos primero, a quién después y a quién en el tercer, cuarto y quinto partido.

—Bien —exclamó el moscardón gordo desde la cumbre del montón—, fundemos un comité. ¿Quién quiere participar en él? Todas gritaban que querían participar en el comité, que querían tener poder para decidir esas cosas tan extraordinariamente importantes.

—Pues bien —zumbó el moscardón grande que presidía la asamblea—, con esto ya estaría fundado el comité. Por unanimidad me nombro a mí mismo presidente. A partir de ahora queda abierto el consejo. Primera cuestión: ¿A quién queremos vencer primero?

Una inmensa excitación se había apoderado de la multitudinaria reunión. Todo era un frenético revoltijo de zumbidos y susurros.

—Primero—se hizo oír una mosca vieja y ya con canas que sólo tenía cinco piernas—, primero, quizá debiéramos intentarlo con las hormigas, después con los saltamontes y
después...

No pudo seguir, la hicieron callar furiosamente y se burlaron de ella.

—Queridísima mía —dijo irónicamente un joven moscardón—,¿por qué no propone usted caracoles y lombrices?

— ¡Basta! —gritó el presidente desde la cumbre del montón—. Al fin y al cabo, somos un poco demasiado importantes para entretenernos con semejantes pequeñeces. Si en realidad quisiéramos empezar con las hormigas tendríamos que jugar cien años hasta acabar con todos los animales. Mejor es que empecemos con un contrincante algo más digno. Esto es juego limpio.

— ¿Qué os parecería con la rana? —se atrevió a proponer tímidamente la mosca de las canas de las cinco piernas.

Durante un instante reinó un silencio perplejo.

—Su propuesta es rechazada —dijo severamente el presidente—. La rana no juega limpio. ¡Haga el favor de no hacer más observaciones inoportunas!

—Yo propongo —dijo el moscardón joven— que empecemos por vencer a los cocodrilos.

— ¡No, los monos primero! —interrumpió otra mosca gritando. Y ahora gritaban todas mezcladas. — ¡No, los búfalos! ¡No, los rinocerontes! ¡No, el tigre!

En aquel instante llegó al maloliente montón de algas el tigre, el Barón Aníbal de Pegapata. Arrugó irritado la nariz y se fue a beber un poco de agua en la corriente del arroyo.

— ¡Eh, usted! —zumbó impertinente el arrogante moscardón joven volando por encima de la nariz del tigre—, ¿se atreve usted a jugar contra nosotros el campeonato mundial de fútbol, eh?

El Barón Aníbal de Pegapata, enfadado, se tocó la nariz con la zarpa para ahuyentar a aquella mosca molesta. Pero ésta era testaruda y ahora volaba por encima de su oreja.

—Oiga, si usted se quiere escapar —susurró allí dentro—, es que se ha rendido, ¡para que lo sepa!

El tigre sacudió la cabeza y se tocó la atormentada oreja con la zarpa. Los tigres suelen tener las orejas muy sensibles.

— ¡Qué desagradable! —gruñó mientras se retiraba apresuradamente al interior de la selva—. Las moscas están hoy especialmente pesadas. Habrá una tormenta dentro de
poco.

— ¿Habéis visto? —zumbó el moscardón joven cuando regresó al montón—. ¡No se atreve a jugar contra nosotros! ¡Se ha rendido antes de empezar! ¡El tigre ya está vencido!

El jaleo que se organizó entonces casi no se puede describir. Cuando el numerosísimo comité se hubo tranquilizado un poquito se levantó la mosca de color verde irisado.

—Muy estimado señor presidente, respetable público—empezó. —Este triunfo habrá convencido a los últimos escépticos que había entre nosotros de que no es una exageración elegir entre los animales a cualquier adversario sin tener en cuenta su aspecto para nada. — ¡Muy bien, muy bien! —gritaron sus oyentes. —Pero, pregunto yo a los respetables miembros del comité —la mosca verde alzaba tres de sus seis patas—, ¿cuál es el signo externo de nuestra extraordinaria importancia?

El orador hizo una pausa teatral. El silencio cayó sobre el montón de algas. Un sinnúmero de ojos miraba ansiosamente a la mosca verde que ahora bajó con energía sus tres patas y gritó:

— ¡La trompa! Y en prueba de esto sacó su trompa alargándola todo lo que podía. —Y así —concluyó—, hay que considerar al elefante como el único adversario de nuestra categoría, aunque sólo tenga cuatro patas y no seis. Una ovación unánime y entusiasta confirmó la decisión de que Filemón el Arrugado debería competir con las moscas por el campeonato de fútbol.

Se envió una delegación para comunicarle esta resolución al elefante. Como la piel de éste no sólo era muy abundante sino que era muy gruesa y además siempre estaba ocupado con pensamientos completamente distintos, apenas prestó atención a esa importantísima delegación que se sentó sobre él y le comunicó el mensaje en varias partes del cuerpo al mismo tiempo.

Parpadeó con sus simpáticos ojillos, se abanicó con las orejas y balanceó la cabeza como de costumbre. Pero la delegación lo tomó como una señal de consentimiento y muy satisfecha regresó volando al montón de algas. Mientras tanto, los demás miembros del comité habían encargado a un escarabajo la fabricación de un balón de fútbol especialmente sólido.

El escarabajo lió una estupenda y dura bola de estiércol como hacía siempre, la llevó rodando ante los pies del comité y siguió su camino. Liar bolas era su oficio y le importaba poco hacer una más o menos. Lo demás no le interesaba nada. Ahora el comité eligió a once moscardones jóvenes y robustos, los que podían correr más rápido y regatear mejor.

Era la selección nacional del MAP (Montón de Algas Podridas). Entonces, todo el numeroso grupo se dirigió hacia donde estaba Filemón el Arrugado para dibujar el campo de fútbol en la arena del arroyo delante de sus patas delanteras, enormes como columnas, y para señalar las porterías. Para el elefante, desde luego, era un campo bastante pequeño. Si lo hubiera notado, a lo mejor habría sonreído. Pero estaba ocupado con otros pensamientos completamente distintos y no se dio cuenta de nada.

La selección nacional saltó al campo, los espectadores ocuparon sus puestos, unos en el suelo alrededor del campo y otros sobre Filemón el Arrugado, lo cual no estaba del todo
permitido ya que tenía que jugar el partido. Pero como nadie protestaba, se quedaron sentados.

Empezó el partido.

Una tensión tremenda se propagó entre los espectadores. Al fin y al cabo se trataba de demostrar su superioridad y no todos estaban completamente seguros de ganar. El delantero centro llevaba la bola de estiércol, la pasó al extremo derecho, que la mandó al otro lado del campo para el extremo izquierdo, y éste, en un espléndido avance individual, se plantó delante de la portería del elefante situada en medio de las patas delanteras, inmensas como columnas. Los espectadores contenían la respiración. El extremo izquierdo hizo un último regate, se colocó en disposición de disparo, chutó y — ¡gol!—. Pocos minutos después llegó el segundo gol y el tercero y el cuarto. Los espectadores cayeron en un éxtasis de victoria y se pusieron completamente fuera de sí.

Pero Filemón el Arrugado todavía no se enteraba de que estaba a punto de perder el campeonato mundial de fútbol. Seguía pensando en otras cosas completamente distintas. Ensimismado, cogió un poco de arena con la trompa y se la puso en la cabeza. Por esto fue amonestado seriamente por el presidente del comité de las moscas, que también era el arbitro; porque había sido una parte del campo de fútbol y no era juego limpio competir con estos métodos. Pero Filemón. El Arrugado tampoco se enteró lo más mínimo de la amonestación.

Y así continuó el partido.
No hace falta contar todos los detalles del partido. Basta decir que el resultado fue 108-0 a favor del MAP. ¡Una victoria auténticamente sensacional! Superó las expectativas más atrevidas del comité. Habían sabido desde el principio que eran superiores a todos los adversarios, pero ahora les sorprendía a ellos mismos que esta superioridad fuese tan enormemente grande. El regreso al montón de algas fue una marcha triunfal.

Los jugadores de la selección nacional del MAP eran festejados como los héroes del día. Pero por la tarde los festejos sufrieron una desagradable interrupción. El cielo se fue cubriendo de nubes poco a poco y empezó a llover, a llover tan torrencialmente como sólo puede hacerlo en la selva india. El Barón Aníbal de Pegapata lo había adivinado. Los animales de la vecindad llegaron de todas partes a colocarse entre las piernas, enormes –como columnas, de Filemón el Arrugado. El cauce del arroyo sagrado se desbordó y arrastró el montón de algas podridas con el comité y la selección nacional. ¿A dónde? No lo ha averiguado nadie y, en todo caso, no es muy importante.

Después acabó de llover y el aterciopelado cielo azul de la India, se reflejó en las aguas que discurrían tranquilamente.

Filemón el arrugado, que aún no se había dado cuenta de la derrota tan abultada que había sufrido, parpadeó con sus pequeños y amables ojos, meció su enorme cabeza y pensó arrobado: "¡Luna!"

No pensó absolutamente nada más; simplemente: "¡Luna!"

Y aquél era un pensamiento muy grande


Comentarios
Publicado por Visitante
Viernes, 27 de julio de 2012 | 10:05

ese cuento es largo pero bacano melo leo casi todos los diaz

Publicado por PRK
Miércoles, 08 de agosto de 2012 | 12:03

Que bien que te guste tanto, gracias por comentar

Publicado por Rafael Aranguren
Sábado, 29 de junio de 2013 | 10:32

Cuanta enseñanza en tan pocas palabras...bravo por FILEMON

Publicado por Fernanda.
Martes, 06 de agosto de 2013 | 21:12

Le falta el final !!!

Publicado por vonhousen
Miércoles, 07 de agosto de 2013 | 14:51

Rafael: gracias por comentar.

Fernanda: gracias por la aclaración, ya ha sido corregido el artículo

Publicado por Fernanda.
Domingo, 11 de agosto de 2013 | 16:20

Super , muchas gracias !!!!

Me encantó la historia, una tremenda enseñanza :)

Publicado por vonhousen
Miércoles, 21 de agosto de 2013 | 14:12

Que bien que te gustara. Gracias por tus comentarios